PROCESO DE SELECCIÓN DE MIEMBROS DEL CONSEJO DE PARTICIPACIÓN CIUDADANA Y CONTROL SOCIAL

En el trayecto de mi vida me he encontrado, con varios diagnósticos desde una invalides motriz temprana, psicosis hasta retardo mental, y posiblemente esos diagnósticos infantiles fueron correctos, es difícil acomodarse a una sociedad excluyente e intolerante ante la diferencia sea de biológica, mental o espiritual. Pero al mismo, de la vida he aprendido que pese a ello hay gente valiosa y la he encontrado con “gente” humilde y marginada, social cultural y económicamente con las cuales me he identificado durante cerca de tres décadas. A pesar de mis pésimos méritos educativos primarios, la comprensión familiar y social me llevo a comprometerme con mi educación media y superior, la cual logre no solo con esfuerzo personal sino con solidaridad y becas que me han comprometido profundamente con los pobladores y ciudadanos de San Eduardo, Guasmos, Bastión, Beaterio, Afros, indígenas y cholos.

La política, la forma de hacerla y de vivirla, se construye en lo cotidiano, en la reflexión con el “otro”, estamos viviendo una nueva forma de vivirla. Esta nueva forma se llama ciudadanía, como una estrategia de romper las tradicionales formas de vivir la política, la inequidad, la injusticia, la apatía son formas de relacionamiento civilizatorio que están quedando atrás. En el marco de esta reflexión particular y personal de ver las coyunturas sociales, me empodere de mi ser ciudadano para participar en esta cruzada llamada “Concurso para la integración del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social”, CPCCS, sin más armas, padrinos y curas que mi propia vivencia y compromiso humano.

Desde el triunfo de la llamada Revolución Ciudadana, al igual que poco más del cincuenta por ciento de la población, creemos que el “pueblo”, la gente común de esta patria altiva llamada Ecuador, entramos en un proceso de franco disfrute “progresivo” del ejercicio pleno de nuestros derechos, la educación, la salud, etc. y la participación ciudadana en el control de la cosa pública. La larga noche neoliberal, de componendas e inequidades aun está próxima a su amanecer, la progresividad de su acabose es lento, puesto que los vestigios mentales y comportamentales aun se encuentran vigentes, y van minando el compromiso ético embrionario de la ciudadanía.

Siendo realista, e intentando ser objetivo, el Consejo Nacional Electoral ha privilegiado la No Participación Ciudadana en un proceso eminentemente ciudadano, la ignorancia, el desconocimiento conceptual y categorial de la Participación Ciudadana ha sido la máxima en este proceso, independientemente de su “transparencia”. Y de esto somos responsables todos y todas las ciudadanas que con derecho nos sentimos aludidos, por nuestra poca practica del ejercicio ciudadano, puesto que hubieron categorías a las cuales no se exigió precisión conceptual, entre ellas que entendía el CNE como participación , ciudadanía, innovación y liderazgo. ¿Acaso solo entran en estas categorías quienes han tenido la oportunidad de ejercer cargos públicos? Entonces no hay cabida para el común de los que nos catalogamos como ciudadanos.

En tal caso el proceso no carece de ilegalidad sino de legitimidad ciudadana, lo cual no debe sofocar el inclaudicable derecho ciudadano a ejercer ciudadanía, en una revolución que nos pertenece a todos y todas. ¿Acaso podría este proceso de selección de los miembros del CPCCS socavar nuestro compromiso por la construcción de una ciudadanía activa y comprometida con el quehacer público? No, creo firmemente que la ciudadanía sabrá resistir, forjarse y actuar por sobre los intereses particulares de grupos que puedan ostentar poder y control público, puesto que los cambios y las revoluciones son eminentemente históricas en busca del bienestar común.

En el marco de la exposición anterior y la experiencia propia de participación en este proceso, espero incluir elementos contundentes para la reflexión y las incidencias futuras en procesos similares.

a.- Del bloqueo activo a la ciudadanía.- Se podría hablar de un bloqueo inicial a la participación ciudadana por el incumplimiento del artículo 8 del reglamento, lo cual fue evidente en la primera publicación de documentos en la página web del CNE, dado que lo que se publico fueron las copias de los documentos y no los originales que según el reglamento deberían estar en manos de la Secretaria General del CNE, lo que llevo a que se soliciten nuevamente documentos originales a los postulantes, lo que implico la generación de nuevos gastos a los postulantes que no contábamos con “auspicios” de ninguna índole.

Si bien, el procedimiento definido en el reglamento definía una fase de admisibilidad, lo que le aseguraba legalidad, no se definió un procedimiento inmediato de pertinencia a la documentación, lo cual se hace con posterioridad mediante la resolución PLE-CNE-4-4-12-2009 el 4 de diciembre del 2009.

b.- El desconocimiento de la participación ciudadana en liderazgo de iniciativas sociales.- La comisión seleccionadora violentado claramente el articulo 14 tabla segunda del reglamento “TABLA DE PUNTAJE PARA POSTULACIONES PROVENIENTES DE LA CIUDADANÍA” y el articulo 16 literal a, del mismo; además de las instrucciones de la resolución PLE-CNE-4-4-12-2009, en su numeral dos tabla segunda “DEFINICIONES PARA POSTULACIONES PROVENIENTES DE LA CIUDADANÍA”, si revisamos los informes de calificación de los postulantes desde la ciudadanía se ha calificado con el parámetro de las tablas primeras, ya que se ha calificado los méritos como liderazgo en organizaciones y no en iniciativas como mandaba el reglamento y la resolución mencionada.

Esta discrecionalidad y subjetividad en la calificación de los postulantes de la ciudadanía, como se ve ha afectado gravemente la legitimidad del proceso. En mi caso particular, el no haber ostentado cargos públicos o privados directivos, es sancionado negativamente. ¿Y las iniciativas? Estas no son, como discrecionalmente lo ha entendido, en algunos casos, la comisión seleccionadora, partiendo desde la simple definición que da la real academia de la lengua española el término iniciativa “dar inicio, hacer una propuesta, acción de adelantarse a los demás”.

Iniciativas como haber organizado y promovido en coordinación con varias instituciones el Foro Niñez Américas, primer foro que incluyo al actor niñez y adolescencia en las discusiones del Foro Social Mundial; Implementado y ejecutado el Liceo líderes del Nuevo Milenio en la región sierra, primera experiencia nacional de formación en ciudadanía y liderazgo de la niñez y juventud; El haber capacitado a las primeras Juntas parroquiales de la península en temas de planificación, desarrollo y gestión, primera iniciativa para la institucionalidad de estas; el haber iniciado procesos de formación en participación ciudadana entre niños y niñas de sectores rurales del Guayas; El haber iniciado los primeros procesos de formación en mediación y resolución de conflictos juveniles en la ciudad de Riobamba; El haber elaborado una propuesta metodológica pionera en liderazgo, planificación y actoría de la niñez a nivel nacional; el haber participado en la conformación del primer proceso asociacionista de niñez a nivel nacional Congreso Nacional de Niños, Niñas y adolescentes, primera iniciativa nacional reconocida por el Congreso Nacional de la década pasada; El haber iniciado procesos de formación iconopedagogicas para el desarrollo comunitarios; en fin entre otras que no alcanzaría a redactar por economía, todas estas iniciativas al criterio particular de la comisión calificadora no son pertinentes en el ámbito del concurso.

De igual modo, en el ámbito de meritos los reconocimientos de asociaciones voluntarias y en el ámbito de mediación y resolución alternativa de conflictos, han sido “impertinentes” al decir de la comisión calificadora.

Ante esta situación no nos queda que recogernos al reglamento en su artículo 20, párrafo cuarto, y aceptar la infalibilidad del Pleno del CNE. ¿Cuáles son las razones que justifican esta disparidad en las calificaciones de meritos entre postulantes de organizaciones y postulantes de ciudadanía? ¿Acaso la participación ciudadana esta censurada al ciudadano común? ¿Cómo es posible que se impida el disfrute del derecho a la participación ciudadana reconocido efectiva y eficazmente en el nuevo marco constitucional?

c.- Finalmente respecto a la oposición, proceso que ha sido hartamente justificado por el presidente del CNE, “Con el fin de cuidar el sigilo con las preguntas del examen, se sacrificaron condiciones de calidad. “Hay interrogantes y respuestas que tuvieron problemas”. Ciertamente, algún número no determinado de los docentes seleccionados, no se acogieron a la resolución PLE-CNE-5-4-12-2009, del 4 de diciembre del 2009, particularmente los numerales del 6 al 15.

Como corolario, podría manifestar que el fracaso en esta empresa nova de la participación ciudadana en la cosa pública, no se debe a la falta de profesionalidad, voluntariedad, compromiso y ética, ni siquiera a la suerte, se debe a un proceso progresivo que ha germinado en el espíritu de los ciudadanos y ciudadanas aun por fortalecer. Por lo que no hay que detenerse y menos desfallecer en este ingente proyecto ciudadano que ha despertado nuestra vocación democrática, solidaria e incluyente en miras a construir un verdadero poder popular.

Si bien, he manifestado ambigüedades e inconsistencias en el proceso de selección de los miembros del CPCCS, me niego a creer que ha habido manipulación manifiesta y falta de transparencia, ya que el mayor daño que podría hacerse al proceso de construcción de un nuevo poder del Estado, es que este se construya en el marco de negociaciones políticas ajenas al interés del ciudadano. Ya que esto no solo llevaría a la desinstitucionalidad de los poderes del Estado y los organismos de participación y control ciudadano, sino a la desensibilización, apatía y repudio ciudadano.

Hoy más que nunca, con acuerdos y desacuerdos, tendremos que apoyar a quienes sean designados como integrantes del CPCCS, dejando de lado nuestros interés particulares y las voces enemigas de los procesos incluyentes, porque están en juego, no solo ellos y ellas, sino el proceso anhelado de una efectiva participación ciudadana.

Por todo lo anterior, exhorto a cada ciudadano y ciudadana a expresarse, actuar e interactuar, a intervenir y defender lo poco avanzado en el ideal una sociedad más justa, solidaria, incluyente y participativa en la construcción del Sumak Kawsay.

Mg. Walter Fernández Ulloa

C.C. 091149149-6

Postulante puntuado en lugar 12 de lista de hombres

Email: ups.walter.fernandez@gmail.com

Móvil: 097022221