Etiquetado: revolución ciudadana. Mostrar/Ocultar Comentarios | Atajos de teclado

  • walterfernandezulloa 16:25 el 5 April, 2017 Enlace permanente | Responder
    Etiquetas: justicia, , , , , revolución ciudadana.   

    La revolución continua: Por una revolución más humana y verdaderamente ciudadana.

    Estimados y estimadas amigas:

    Para los que luchamos día a día, contra un sistema inequitativo y depredador, para los que esa lucha la hacemos a diario en el convivir de las realidades de nuestro pueblo y de nuestra gente, para los que sentimos el andar a pie, junto, por y con quienes nos necesitan en un momento determinado de sus vidas o de las nuestras, ciertamente el gobierno del presidente Rafael Correa Delgado, nos dejó muchas distopias y anhelos inconclusos de un buen vivir para todos y todas, y en ocasiones frustrados y marginados por no decir excluidos. Pero para quienes somos y hemos sido revolucionarios de toda la vida, de la vida toda, ciertamente esto no nos ha bajado la moral y las ganas del trabajo y caminar constante en la construcción de una sociedad más justa y equitativa, pues es parte de los principios que rigen nuestra existencia y no el afán de un cargo o función publica, puesto que lo que debemos hacer lo hacemos aunque debamos por hacerlo.
    Esos principios que nos rigen nos obligan a ser coherentes en nuestro accionar y pensar, por ello, pese a lo que pese, no compartiría, ni compartiré el grasso error histórico que muchos movimientos y organizaciones autodenominadas de izquierda o de tendencia «cristiana liberadora» cometieron al olvidar o dejar de lado esos principios por motivos de odio y no de clase. Ciertamente durante estos últimos 10 años se ha hecho discursos y apologías de una denominada «izquierda infantil», este 2Abril se ratificó y los apelativos se volvieron una miserable realidad, en la primo los interés de grupos y personas y no la convicción de clase y transformación de las realidades inequitativas en base al dialogo. Quienes se aliaron al capital bancario perdieron y perdieron no solo una elección, perdieron principios de vida y el respeto no solo propio sino el respecto de quienes -a la final como uno- insignificante, pero grande en el quehacer de una sociedad solidaria y justa desde lo comunitario y familiar.
    El camino esta trazado, duela a quienes duela, y mucho más al capital inhumano, Lenin Moreno es el nuevo presidente de los ecuatorianos, lo cual a más de una fortaleza de nuestros anhelos y luchas inscritas, con sangre y sudor de muchos caídos en el transcurso de la vida republicana, en la constitución del 2008, es también la oportunidad de restaurar el orden relacional del Estado y el ciudadano, de promover la construcción del verdadero poder ciudadano, en contrapeso del poder político, económico y mediático.
    Ciertamente son vientos de hacer correcciones en la forma de hacer política social, de hacer política económica, de hacer política tributaria, de hacer política de seguridad social, a través del dialogo social, de la implementación de una economía social y solidaria, autosustentable, endógena y soberana a gran escala, de generar un modelo tributario altamente eficiente y redistributivo en el cual quien más tiene más pague para generar equidad, de promover un modelo de seguridad social único, solidario y universal para todos y todas las ecuatorianas.
    Y finalmente una política integral de desarrollo y protección a cada ciudadano y ciudadana por ciclo de vida y condición particular, me refiero a la infancia, niñez, adolescencia, juventud, adulto, adulto mayor, mujeres, glbtii, indígenas, montubios y afrodescendientes. Esa política integral a más de considerar el ciclo de vida y las condiciones particulares debe basarse en un modelo de intervención asociacionista que potencie el poder ciudadano a través de la familia, la comunidad y los gobiernos locales.

    El enemigo siempre estará rondando (el capital sobre el ser humano), además siempre vendrá acompañado de la ignorancia, la ambición y la falta de ética de los servidores públicos, pero eso no nos debe desmoralizar, ni coartar nuestra capacidad de construir nuevas utopías, nuevos retos y nuevas luchas a ser ganadas. Creo compartir los anhelos de quienes hemos luchado toda la vida, sin micrófono, ni sotana, ni capital, por un mundo mejor.
    Que la gracia acompañe a nuestro compañero presidente Lenin Moreno, dado que la historia le ha dado el reto más grande «retomar las luchas y conquistas planteadas en la constitución del 2008», y que su mirada se mantenga en quienes han vivido, comido y pisado el lodo del olvido, la injusticia, la inequidad y la falta de solidaridad entre unos y otros, y que juntos todos los ecuatorianos y ecuatorianas, retomemos la cordura y empecemos a participar en la construción de ese mundo que nos merecemos de paz, justicia y equidad.
    Los revolucionarios verdaderos mientras dormimos mantenemos despierta la llama de la lucha, que no es solo nuestra sino de millones que aún no han perdido lo único que el capital inhumano no nos puede quitar la fe y la esperanza de días mejores.

    Hasta la victoria siempre!!!!

    Yo Walter Fernandez Ulloa
    CC: 09-1149149-6

     
    • Oswaldo Rodríguez 10:09 el 10 abril, 2017 Enlace permanente | Responder

      Hola Walter leí los comentarios de otros suscriptores y sin decir que coincidimos, preocupa que recalquemos en las inequidades, cuando el primer problema es la pobreza, pobreza en todo orden , incluso concluyendo en la espiritual cuando nos sentimos impotentes de hacer sentir y conocer a los gobernantes de ésta triste realidad, yo creeré en esta seudo revolución cuando vea un ministro indígena, un general indígena y hasta un arzobispo indígena, caso contrario diría ya no me defiendas compadre, no te tomes mi nombre porque seguimos culturalmente como cuando recién llegaron ustedes señores patrones conquistadores españoles doctrineros, y esto nada tiene que ver que primero está el hombre y luego el capital, porque los dos nos apostaron y aplastaran. Quisiera que vengan mejores tiempos con visiones que rompan los desniveles culturales ahí empezaré a creer que se inició la verdadera revolución, caso contrario, electoreros en busca de fama y fortuna. Buen día

      Le gusta a 1 persona

    • Mariana Delgado 11:23 el 6 abril, 2017 Enlace permanente | Responder

      El tener una visión con cimientos de conciencia social en cuanto se refiere a lograr tener una igualdad entre los seres humanos que el capital no esté por encima de los que menos tienen y que la riqueza cultural, minera y otros cientos de recursos naturales que posee nuestro querido Ecuador no sean pocos los beneficiados sino que los dueños somos todo el pueblo Ecuatoriano, estas organizaciones que cuando era joven me hacían soñar que la transformación viene de los líderes con grandes ideales se llenaban la boca de Marx y Lenín estos que ahora los vemos que han envejecido y que son los mismos de antes ahora en los actuales momentos que vive nuestra Patria se han vendido por sus intereses personales dejando aun lado todo lo que tenían en su mente y en su corazón, quedan al descubierto cuanto engaño y cuanta falsedad los ha llenado no solo ahora sino creo que ha sido de siempre ahora sus ideales ellos los han pisoteado no valorando su convicción, que se convierte en una burla para el Pueblo Ecuatoriano se siente uno decepcionado como ahora se arrodillan a los que antes eran sus enemigos, la derecha recalcitrante ahora son uno solo no hay quien continúe manteniendo el pensamiento de Bolívar, de Martí y tantos otros héroes Latinoamericanos. Por eso comparto estimado Walter lo que tu opinas.

      Le gusta a 1 persona

    • Santiago P E 10:20 el 6 abril, 2017 Enlace permanente | Responder

      Cada escenario de cambio es la oportunidad de transformar. Hemos caminado un importante trecho labrando un camino pero hace falta involucrar activamente a más actores, rediseñar modelos de participación y toma de decisiones donde el debate y los disensos construyan acuerdos. El Estado sin la sociedad civil no puede reconocerse y legitimarse como tal sin tomar en cuenta al ciudadano, al ser humano que de forma organizada lleno de diversidad e interculturalidad se constituye en el soberano. Sabiduría y compromiso con la transformación que siga construyendo la equidad e inclusión es lo que debemos esperar y exigir a quienes x elección van a liderar los próximos 4 años.

      Me gusta

      • walterfernandezulloa 11:00 el 6 abril, 2017 Enlace permanente | Responder

        Tu ultima linea es cllave mi estimado santiago hay que exigir una verdadera inclusion revolucionaria de todos y todas las actoras y sujetos en pro de la construccion del poder ciudadano.

        abrazos

        Me gusta

    • Oswaldo Rodríguez 21:58 el 5 abril, 2017 Enlace permanente | Responder

      Saludos Walter , leí tu comentario lleno de ideales y fuera de ideologías, pones esperanzas en Lenin Moreno, y recalcas en el buen vivir; respetables comentarios, te invito a reflexionar en este tu espacio aspectos relativos a los estancamientos culturales en cuanto a la estigmatización nacida desde la conquista española y vigente o más vigente que nunca en este momento luego de 10 años de revolución, el estigma es de que mi origen y procedencia racial me Alejan de las oportunidades, o los aleja de las oportunidades, lo escuché a Lenin que va a profundizar la revolución quizá sea también en lo cultural para que seamos ciudadanos que respetemos orígenes, razas y formas de vida, sin inducir a imponer nuestras creencias y formas de vida cultural citadina; el buen vivir también se debe traducir en el respeto cultural y que no sea objeto de degradación y sometimiento; te comento que opté por ser político desde hace 37 años cuando viví y entendí lo que es convivir con las personas que llevaron ésta cruz por su raíz y procedencia, y la revolución no ha podido ver y dejar huella al respecto, oportunidad que tiene Lenin de redimir no sólo en la liberación económica sino humana en cuanto a respetar cultura origen raza u procedencia, que nos sintamos orgullosos de proceder de la Pachamama, y que fuimos una raza con conocimientos ancestrales con valores superiores y distintos a los conquistadores que buscaban oro e implantación doctrinal cristiana, cuando nosotros teníamos amor y respeto a la naturaleza, ubicación que debe ser reeditada, caso contrario simples electoreros en busca de fama y riqueza.

      Me gusta

      • walterfernandezulloa 23:15 el 5 abril, 2017 Enlace permanente | Responder

        Completamente de acuerdo contigo mi estimado Oswaldo es tiempo de decisiones y acuerdos, es tiempo de di-alogo y encuentro entre diversos, es tiempo de repuntar la esperanza y creo muy en lo personal y en la profundidad de mi ser que ese tiempo es aqui y ahora, apuntemos a la constitución del poder ciudadano, del poder no por el poder sino del poder con autoridad etica y moral de reconocer y valorar las diferencias que nos son sinergicas, e indudablemente alli juega un papel preponderante la interculturalidad y la intergeneracionalidad .

        Me gusta

  • walterfernandezulloa 13:19 el 23 May, 2016 Enlace permanente | Responder
    Etiquetas: , , , , , , , revolución ciudadana.   

    Dos poderes, cinco funciones y un mandante ausente

    La norma constitucional del 2008, ha sido incomprendida y malograda en su aplicabilidad, tanto así que ni a la oposición, ni al gobierno, ni a los revolucionarios/as y peor al ciudadano de a pie le interesa su texto, su contexto y los pretextos que da la norma para asumir el rol protagónico que se exige a la ciudadanía, individual o colectivo, -su apasionamiento en la construcción del Estado del “buen vivir”, la articulación del poder ciudadano y la implementación de un modelo económico social y solidario-.

    El interés particular de los grupos neoliberales clásicos (políticos y bancarios) y los ostentadores actuales del poder político, sean estos, bien o mal intencionados con los procesos de transformación del Estado, poco o nada han generado en la promoción y formación de la ciudadanía activa, la valoración y defensa de la norma constitucional y particularmente la construcción del llamado “poder ciudadano”, importantes paradigmas que reorientan la forma de entender el poder, la autoridad y las funciones del Estado.

    El paradigma fundamental, al que hay que referirse, es la reconstitución del poder en el Estado, el cuál más allá de ser una innovación, recoge para la praxis (no necesariamente socialista o marxista) el pensamiento de Gramsci, quien considera que el Estado se regula a través de dos grandes supraestructuras, la Sociedad Civil y la Sociedad Política. Haciendo una analogía de este pensamiento, con la Constitución de la República del Ecuador, CRE, podemos identificar la institucionalidad de dos poderes, el público y el ciudadano, a través del segundo la autoridad máxima del Estado se devuelve al “Pueblo”, y este se ejerce a través del primero “se ejerce a través de los órganos del poder público”.

    [caption id="attachment_718" align="alignnone" width="401"] image[/caption]

    El Poder Público, que en el paradigma clásico francés, se dividía en tres poderes, en cuyo ejercicio estaba ausente, real pero no nominalmente, el pueblo. Este parece omnímodo, en la nueva norma, y se manifiesta a través de cinco funciones que son, por demás conocidas; Ejecutiva, Legislativa, Judicial y justicia indígena, Transparencia y Control Social, y, Electoral. El funcionario responsable de ejercer la Función Ejecutiva es el Presidente de la República y al mismo es “jefe del Estado y del Gobierno, y responsable de la administración pública”.

    Como se plantea, el poder público se ha presentado como omnímodo, pero esto no es real, puesto que la misma norma le ha subordinado al poder ciudadano, pero se presenta así, no necesariamente por su propio o legítimo interés, sino por la ausencia de una ciudadanía plena y activa, capaz de reaccionar ante una norma constitucional que le vuelve plenipotenciaria, mandante y generadora del contenido “ético del Estado”. Más muchos preguntan y responden ¿a qué se debe esta “ausencia” de ciudadanía?, si bien, en los últimos meses han surgido un sinnúmero de “especialistas”, y “cientistas o académicos sociales”, que hablan y escriben de “manipulación de los medios de comunicación”, “anomía social”, “distopia”, “disrupción de la ciudadanía”, entre otros. Particularmente, considero que han convergido varias situaciones, necesario de analizar y profundizar a fin de reconstituir el poder omnímodo real, “el ciudadano”.

    Por un lado, la demanda entorno a los derechos, lo que por décadas conllevo a luchas reivindicativas de los diversos actores, se vio nominalmente reflejada en la norma constitucional, los derechos ciudadanos y de participación que en otrora se consideraban riesgosos y peligrosos para la gobernabilidad y estabilidad, se institucionalizan para “fortalecer al Estado”, a través de la subordinación de éste al llamado poder ciudadano, pero la realidad fue otra al fin de cuentas, dado que se terminó institucionalizando en el propio Estado la representación, la organización y las forma de participación con sus estrategias y mecanismos, lo que conllevo finalmente a la sumisión del “poder ciudadano” al “poder público”. También por otro, lamentablemente esa ausencia de ciudadanía y comprensión de la norma constitucional, ha promovido continuar con estrategias de lucha reivindicativa y de “clases”, y no la de ejercicio de derechos, lo que ha conllevado a un desgaste constante del quehacer participativo y organizativo de parte y parte. En la segunda parte profundizaremos en el grasso error de construir un sistema nacional de participación y de control de la participación ciudadana y del poder ciudadano, cuando la misma norma constitucional y leyes subsiguientes lo consideraban inapropiado, dado que promueve y genera la construcción y articulación de sistemas manifestantes de ese poder, como son a través de los sistemas de inclusión, y de protección de derechos de los cuales nadie habla, o quizá me equivoque.

    Abrazos y bendiciones Walter Fernández Ulloa 1/6 https://walterfernandezulloa.wordpress.com/2013/01/17/cultura-de-participacion-en-la-construccion-de-la-ciudadania-republicana/
     
  • walterfernandezulloa 18:44 el 10 June, 2015 Enlace permanente | Responder
    Etiquetas: , galápagos, herencia, , , rebelión, , revolución ciudadana.   

    LEY GALÁPAGOS Y LEY DE HERENCIA: LA DIFORMACIÓN PARA UNA REBELIÓN

    Ante la ley Galápagos y la ley de Herencias, el gobierno cometió 2 grandes errores, fruto del exceso de confianza en el apoyo de los habitantes, pero la confianza se siembra con dialogo e información, por muy buenas que en ocasiones sean las intenciones, estas estrategias son claves en la gestión de lo público, y mucho más en la implementación de políticas públicas que per se siempre beneficiaran a un alguien y perjudicaran a otro alguien.
    Es así, que en el marco de la falta de implementación de estas estrategias, se dejó un hueco que rápidamente fue captado por quienes cautivan con el falso discurso y la promoción de la diformación (información tratada intencionalmente a fin de dividir y confundir el discurso). Más aún cuando se cometió el mismo error criticado la -falta de estudios técnicos en la discrecionalidad de la decisión de incrementar el 100% de los sueldos a los servidores públicos que laboran en las Islas, que se dio hace 20 años. En vista que la ley tampoco cuenta con los estudios respectivos que definan el índice de precios que rige las Islas.
    Lo mismo se podría decir de la ley de herencias, toda vez que se presentaron los conflictos como resultado de la diformación , se publicita una aplicación que desarrolla los cálculos para el pago de los impuestos respectivos.
    En lo personal no creo que las cosas estén perdidas, creo profundamente que hay que encaminarse a la generación de estrategias que conlleven a la equidad y no a la igualdad de condiciones económicas y sociales, a la promoción de una ciudadanía activa, ¡!!Claro!!! Formando primero ciudadanos, que es el déficit más grande con que cuenta todo el proceso actual de transformación, en aras de la funcionalidad y no instrumentalización de la democracia activa, participativa y real. Y finalmente una depuración integral tanto de las filas de con quienes se gobierna, como de los integrates, miembros y simpatizantes de AP. Es inconcebible que a 7 años de la vigencia de la nueva norma constitucional se sigua cuestionando a los mandos medios y servidores públicos como los conspiradores de su aplicabilidad.

     
  • walterfernandezulloa 14:53 el 17 January, 2013 Enlace permanente | Responder
    Etiquetas: buen vivir, , , , , revolución ciudadana.   

    Cultura de Participación en la construcción de la Ciudadanía Republicana 

    Resumen

    La Propuesta de Revolución ciudadana de la República del Ecuador, ha pretendido romper el ciclo de colonialismo y exclusión social en el que han vivido los pobladores del Estado, y ha institucionalizado la participación ciudadana a través del denominado “Quinto Poder”, más aún esta es una tarea pendiente, a pesar de los esfuerzos queda potenciar y capitalizar la construcción de ciudadanía; tampoco ha generado procesos sostenidos de constitución de una ciudadanía participativa, constructiva y proactiva en el ejercicio de sus derechos. Por ende, está aún ausente desde el Estado o el Gobierno el planteamiento de una estrategia clara de promoción y fortalecimiento de la participación como “proceso de cultura” en el marco de los principios constitucionales y como estrategia de sostenibilidad de los principios democráticos.

    Palabras clave: participación, participación ciudadana. República, democracia, buen vivir, revolución ciudadana.

    ARTICULO – ENSAYO

    Cultura de Participación en la construcción de la Ciudadanía Republicana

    Esto no es una época de cambio, es un cambio de época

    Estamos haciendo historia!

    Rafael Correa

    Como es público y notorio, Ecuador desde el año 2007 viene implementando y ejecutando un sin número de políticas y planes en el marco de la llamada “Revolución ciudadana”. Convencidos profundamente en los procesos de cambios y de transformación social de la República, a través del presente ensayo, se pretende hacer un ejercicio reflexivo y crítico del ser república y ciudadano, en el nuevo marco histórico y social en el que se vive, ¿Qué ha sucedido? ¿En qué se ha fallado?, ¿Qué faltó en el trabajo cotidiano? y ¿Por qué los cambios no fueron tan profundos como se esperaba?

    El colonialismo en el Ecuador no fue vencido en 1830, con la instauración del Estado ecuatoriano, desde el inicio hemos sido un país exportador de materia prima, la cual ha estado sujeta a las condiciones del mercado mundial y a los requerimientos de necesidades de consumo de los países industrializados, condicionando así nuestro desarrollo a fuentes exógenas a su control (Senplades,2009:90), la Soberanía y la dignidad de la República han sido categorías obsoletas y difusas ante presiones neocolonialistas de los países llamados del primer mundo. Previo a la asunción de la “Revolución Ciudadana” la “década de la Esperanza” pasó a ser la continuidad de la década perdida -hablando de los años 90-, todo parece indicar que las políticas diseñadas planteaban un proceso de reforma para afianzar un programa neoliberal que al mismo afianzo la pérdida de soberanía económica, social y política, debilitando la presencia y rectoría del Estado lo que llevo al debilitamiento de las políticas públicas sociales, educativas y productivas. “Todo fue diseñado por y para los acreedores y la especulación”, al final de siglo e inicios del presente “cada gobierno, actuó en su turno, con este modelo económico depredador”. (Vicuña I, Leonardo; Vicuña M, Leonardo; 2009:3s). Ante esta abrumadora y depredadora realidad surge desde las aspiraciones y luchas “reivindicativas” de los movimientos y organizaciones sociales la urgencia de un cambio, un cambio no solo de modelo, sino de la estructura y concepción del Estado.

    Pero este Estado no surge por arte de magia, surge -hay que tenerlo claro-, de un proceso sistemático de constitución de ciudadanía, palabra y categoría muy de moda que se asoció al termino de participación, acuñándose así la categoría “participación ciudadana”, a tal grado de institucionalizársela a través de la creación constitucional de un quinto poder “Consejo de Participación Ciudadana y Control Social”. Institucionalidad que no alcanzaremos a analizar en el presente ensayo.

    ¿Cómo se construye ciudadanía? ¿Cómo se articula una República? ¿Se ha logrado la articulación de la República y la constitución de ciudadanía?

    Si bien se habla de participación, tanto como un derecho y como un principio enmarcado en el ejercicio de los Derechos humanos, muy pocas veces se lo ha logrado concebir como una estrategia de construcción cultural. Ambas categorías, participación y cultura, han sido desarrolladas y tratadas de muy diversas formas y por muy diversas disciplinas como la antropología, la sociología y la psicología. Cada cual desde su propia metodología ha pretendido explicarlas y comprenderlas, sin embargo esta concepción desde los logos y entendidos debe ser confrontada con la realidad cambiante del Estado Ecuatoriano. Por ello, el acercamiento desde esta aproximación es entender la participación como un proceso cultural, como un proceso integrador y consustancial del nuevo ciudadano. El reto actual consiste en ello: entender que la participación es cultura y por ende exige un tratamiento como tal en el diseño de las estrategias, mecanismos y formas en las que se manifiesta en la sociedad.

    Sin la incorporación de la participación como elemento cultural, todos los cambios posibles son reductibles a la superficialidad y la negación. Tanto las revoluciones sociales como científicas pierden valor si no están profundamente integradas a la conducta y comportamiento de lo cotidiano; es decir al pensamiento, sentimiento y actuar, es decir a la cultura como un conjunto de representaciones y acciones que caracterizan a una sociedad. Porque la cultura no es solo una manifestación genérica y pasiva del ciudadano-a, sino ante todo es una manifestación de lo vivo, de lo activo, de lo creativo que es el ser humano.

    En nuestra democracia como “…cada sociedad define sus prioridades y también las formas bajo las cuales se construye este proceso. Sin embargo, hay algunos ejes que precisan una configuración cada vez más definida de este modelo-democrático-. Una democracia radical participativa –como la que se articula en nuestro país- …supone la construcción del poder ciudadano a través de la participación, rendición de cuentas y control social” (Senplades,2010). En efecto, la cultura de participación debería estar ligada fuertemente al nuevo modelo democrático denominado por los actores políticos del gobierno como democracia real, democracia radical participativa, lo que obliga a fomentarla como estrategia de construcción y articulación de este nuevo modelo que implica, no solo constitucionalmente sino , la incorporación ciudadana en todo lo público, tanto en la sociedad en su generalidad como en el Estado en su particularidad. En la lógica de articular estas dos categorías, democracia y participación, se han teorizado diversas propuestas como “nuevas formas de democracia (Held), democracia fuerte (Barber), democracia deliberativa (Habermas, Fishkin), pluralismo democrático radical (Laclau y Mouffe), democracia asociativa (Hirts), etc.” Lo que implica al decir del Ec. Ricardo Patiño (2010), actual ministro de Relaciones Exteriores, sustentar la democracia “en el debate permanen­te, en el diálogo y, sobre todo, en un proceso donde los ciudadanos sean los gestores de su desarrollo. Esta democracia radical supone entonces la construcción de ciudadanía, es decir, sujetos de derecho que puedan ejercer el poder. Por lo tanto, fortalecer la democra­cia implica promover la participación y la organización en todas sus formas (Senplades,2010).

    Tanto la participación como la cultura son términos definidos de muy diversas formas, para poder acercarnos a ellos debemos aproximarnos primeramente a la noción de tres líneas dinámicas: noción de ciudadanía genera más democracia, la democracia genera más república, y sí el ciclo se replica a través del eje articular que es la cultura participativa constituida en los y las ciudadanas de un país.

    Gráfico 1: Ciclo de la participación

    La democracia se constituye en un eje dinamizador de la cultura y la participación en tanto promueva y genere pensares, sentires y actitudes en búsqueda del bien común y humano por sobre el bien particular y económico. Desde Aristóteles hasta la actualidad, la particularidad básica de la democracia se encuentra en su gestión pro participativa del ciudadano-a en los asuntos y cosa pública. Crear una cultura democrática implicaría eminentemente promover y fortalecer una cultura de participación.

    La noción particular de esta categoría en el marco constitucional se centra en la garantía de derechos, la cual adquiere relevancia en esta forma de organización del Estado ecuatoriano, lo que al decir de Boobio significa el “derecho a tener derechos”, siendo una obligación del Estado, reconocer en cada persona, pueblo y nacionalidad su titularidad y la posibilidad de decidir sobre sus propios destinos y de definir los mecanismos de cohesión para que dichas decisiones construyan un proyecto colectivo. En este sentido, “La Constitución de la República, aprobada por el pueblo ecuatoriano, consolida una posición de vanguardia en lo concerniente a la participación. Esta última, además, se ha vuelto un eje transversal, enmendando la exclusión de la participación a lo largo de la historia republicana del país. La participación trastoca los modos de hacer y pensar la política, pues convierte a los sujetos sociales en protagonistas del desempeño de la vida democrática y de la gestión y control de los asuntos públicos.” (Senplades,2009).

    Respondiendo a las cuestiones iníciales creemos que el ciudadano y la ciudadana que participan de manera individual o asociativa para ejercer los derechos y satisfacer los intereses públicos por sobre los particulares, genera y promueve la democracia radical del nuevo modelo republicano, en tanto este eje dinamizador se encuentre y sea apropiado por la ciudadanía en su capacidad de co-gestor y co-rresponsable de sus obligaciones democráticas. (Ovejero,1998).

    Finalmente, la tercera línea dinámica que reconstituye la cultura de participación, es la noción de ciudadanía a través de la inclusión a la proximidad social, la vida familiar, comunitaria y local. Consideramos que es urgente que el estado apunte a la articulación de ésta a través de tres agentes:

    1.- La familia en una esfera semi privada ya que la violentación o amenaza de derechos la constituyen en asunto público;

    2.- La comunitaria con vertientes institucionales públicas a través de la territorialidad comunitaria en sí misma, representadas por las organizaciones de base y/o entidades de atención y la escuela o centros educativos de ejercicio ciudadano; y,

    3.- El Estado junto a los gobiernos locales.

    Intervenir prontamente a través de estos agentes de ciudadanía propiciaría la articulación y dinamización de una cultura participativa que sustente la nueva lógica estructural del Estado, potenciando la implementación de renovadas estrategias y mecanismos relacionales para el ejercicio de derechos.

    BIBLIOGRAFIA:

    Senplades (2009): Plan nacional para el buen vivir 2009-2013. Construyendo un Estado Plurinacional e Intercultural. Quito: Senplades.

    Senplades (2010): Nuevos retos de América Latina: Socialismo y Sumak Kawsay. Quito: Senplades.

    Ovejero Lucas, F. (2008): Contra cromagnon. nacionalismo, ciudadanía, democracia. Barcelona: Montesinos.

    Autores:

    Ps. Cl. Walter Fernández Ulloa. Mg.

    Observatorio Internacional de Paz y Seguridad Humana

    Fundación Ecuatoriana por la Inclusión, Tolerancia y Xenofilia

    https://walterfernandezulloa.wordpress.com/

    Soc. Blanca Lía Pesantez Chacón

    Maestrante Universidad Tecnológica Indoamérica

     
c
Crea una nueva entrada
j
Siguiente entrada / Siguiente comentario
k
anterior entrada/anterior comentario
r
Responder
e
Editar
o
mostrar/ocultar comentarios
t
ir al encabezado
l
ir a iniciar sesión
h
mostrar/ocultar ayuda
shift + esc
Cancelar
A %d blogueros les gusta esto: